Cuando esta momia de 3.000 años finalmente se hizo un chequeo, los médicos descubrieron un secreto sorprendente

En 1909, un hombre de negocios de Nueva York llamado Samuel Brown viajó a Egipto para comprar un par de momias antiguas para el Instituto de Historia y Arte de Albany, donde se desempeñó como miembro de la junta directiva. Brown y generaciones de investigadores posteriores creían que había traído a casa una momia femenina que databa de la dinastía XXI y una momia masculina del período ptolemaico.

Pero cuando el egiptólogo de la Universidad Emory, Peter Lacovara, visitó el instituto a principios de la década de 2000, sintió que la momia femenina no estaba en el ataúd en el que fue enterrada originalmente. Tal vez no era una momia de mujer en absoluto.

Arriba y arriba: Momia desenvuelta y envuelta de Ankhefenmut de la XXI Dinastía (1069-945 a.C.) encontrada en Bab el-Gasus, Egipto. Los historiadores originalmente pensaron que Ankhefenmut era una mujer. Crédito de la imagen: Instituto de Historia y Ciencia de Albany. Arte, regalo de Samuel Brown, 1909

Lacovara sabía que otros museos habían cometido errores al “𝓈ℯ𝓍ar las momias”, por lo que propuso escanear los restos con equipos de tomografía computarizada (TC) y rayos X de GE en el Centro Médico de Albany.

Las pruebas confirmaron su corazonada. La momia de una “mujer” de 3.000 años de antigüedad tenía una pelvis masculina y huesos más gruesos y angulosos de hombre. El equipo también notó que el lado superior derecho del cuerpo de la momia “era decididamente más musculoso”.

Este hecho, combinado con las marcas en el ataúd, llevó a los investigadores a concluir que la momia era Ankhefenmut, un sacerdote y escultor del templo de Mut, cerca de Luxor, que vivió entre los años 1069 y 945 a.C.

El egiptólogo Peter Lacovara (centro) estudió Ankhefenmut en un escáner CT fabricado por GE. Crédito de la imagen: GE Healthcare

Son tales las maravillas de la tecnología médica moderna que los escáneres arrojaron otros tesoros. Los investigadores descubrieron que los huesos de la momia estaban “bien mineralizados, sólidos y uniformes”, lo que indica que la dieta de Ankhefenmut “contenía proteínas y calcio adecuados”. Y “su dentición era excepcional, sin caries ni pérdida de dientes”. Tenía unos 50 años cuando murió.

En 2013, el Instituto Albany invitó a Lacovara a comisariar una exposición que corrigía la historia de sus momias. La exposición, “GE presenta: El misterio de las momias de Albany”, se inauguró un año después.

Esta no fue la primera vez que la tecnología médica de GE ayudó a los historiadores a explorar el pasado. En 2011, antropólogos del Museo Público de Milwaukee escanearon momias de Perú y Egipto, incluida la cabeza de un egipcio llamado Djedhor.

Djedhor fue escaneado por primera vez en 1986. Pero en 2006, una tecnología más nueva reveló un agujero en su cráneo, lo que llevó a los antropólogos a concluir que se había sometido a una forma primitiva de cirugía cerebral.

“Hemos estado haciendo esto durante 25 años con GE”, dijo Carter Lupton, jefe de antropología del museo de Milwaukee. “Cada vez que salimos, es una generación diferente de tecnología, mejores imágenes, mejor información, mejores formas y también es más rápido”.

GE ha ayudado a los historiadores a escanear e identificar momias desde 1939. En aquel entonces, los escáneres médicos de GE producían imágenes de rayos X de momias para la Feria Mundial de Nueva York (arriba). Imagen cortesía de la Biblioteca Pública de Nueva York.

Los escáneres CT producen imágenes detalladas del cuerpo humano. Los últimos sistemas de imágenes, como Revolution CT de GE, ofrecen imágenes impresionantes de órganos, huesos, vasos sanguíneos y otras partes del cuerpo. Crédito de la imagen: GE Healthcare

Related Posts

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

© 2024 S-News - WordPress Theme by WPEnjoy